Regresar al sitio AGENDA tu visita
La nutrición de tu hijo en la escuela

La nutrición de tu hijo en la escuela

ECCC May 7, 2018 12:00:00 PM

Los niños que experimentan una mala alimentación tienen menos habilidades cognitivas y socioemocionales en el kínder en comparación con sus compañeros. Los alumnos que tienen hambre no pueden concentrarse, por lo que tienen un lapso bajo de atención, así como problemas de conducta y de disciplina en la escuela

¿Cómo puede la nutrición afectar el rendimiento de los niños en la escuela?

Tener hijos bien alimentados y sin hambre hace una diferencia en su desempeño individual y también en su participación en el salón de clases. 

Las necesidades nutricionales de los niños son muy diferentes a las de los adultos, ya que tienen estómagos mucho más pequeños y acceso restringido a los alimentos durante el día. Al no poder comer la misma cantidad de alimento que un adulto ni ser capaz de ingerir alguna colación la mitad de sus clases se vuelve necesario que los niños lleven a la escuela un almuerzo o lunch muy rico en nutrientes. Esto puede prevenir la desconcentración que conlleva el hambre.

Un niño de kínder está en estado anabólico, es decir, su músculo, sus huesos y su cerebro están en desarrollo. La nutrición es fundamental para permitir este proceso, así como para lograr la concentración y el aprendizaje en la escuela.

Como adulto, puedes enfocarte y concentrarte mejor aún con la nutrición más deficiente, pero a un niño no le es posible, ya que comer mal lo hace menos capaz de aprender. Por ello es necesario que consideres el tipo de comida que sirven tanto en casa, como en la escuela de tu hijo.

 

¿Cuál es la mejor forma de elegir alimentos nutritivos para tu hijo?

El Plato del Bien Comer es una guía visual con forma de plato, en la que se incluyen imágenes de alimentos de consumo común en México.

El plato está divido en 3 grupos:

  1. Frutas y verduras (verde).
  2. Cereales (amarillo).
  3. Leguminosas y alimentos de origen animal (rojo).

El uso de los colores es similar al funcionamiento de un semáforo: el verde indica un consumo libre o en gran cantidad, el amarillo o naranja un consumo con precaución y el rojo un consumo reducido, más no nulo.

Este modelo explica cómo debe verse nuestro plato en las principales comidas del día (desayuno, comida, cena). Es importante que sepas esto como padre o madre de familia que ningún grupo tiene mayor jerarquía que otro: si falta alguno de ellos en la dieta habitual, seguramente se generarían deficiencias o enfermedades en adultos, pero más en niños. 

En el Plato del Bien Comer se excluyen los azucares, aceites y grasas, debido a que los alimentos ya contienen naturalmente estos componentes y por lo tanto ya no es necesario agregarlos.

La Secretaría de Salud lanzó esta Guía de orientación alimentaria en la que se muestra más a detalle cómo llevar a cabo una alimentación basada en el Plato del Bien Comer.

guia-orientacion-alimentaria

En ECCC nos basamos en el Plato del Bien comer para promover la nutrición en nuestros alumnos más pequeños. Mientras tu hijo esté aquí, puedes estar seguro de que tendrá la mejor alimentación. Agenda una cita y conoce nuestro kínder en la colonia Roma.

AGENDA aquí

Publicado por ECCC

Suscríbete

MÁS POPULARES